En un hecho pasional, un vecino de la población de Aguada Grande trató de cometer un Femicidio. Este después de agredir a puñaladas a quien fuera su compañera por casi 30 años, se quita la vida pasándose el cuchillo por la garganta.

Como en todos los pueblos pequeños, el hecho conmociono a la colectividad, pues aquí todo el mundo se conoce y mantiene un trato cotidiano. Nadie se imaginaba que al amanecer de este dia en “la aguada” se encontrarían con este espectáculo desgarrador. El occiso respondía al nombre de Jonás Mendoza y ejercía el oficio de matador de reses,  marranos y chivos en la población. Según los vecinos, después de ingerir bebidas alcohólicas, este tomo la fatal determinación de agredir a Rosa con la misma arma blanca que usaba para hacer su trabajo, tal vez cegado por la ira acumulada que causan los celos patologicos.

Al momento de hacer esta reseña, se sabía que Rosa fue ingresada en el Hospital Central de Barquisimeto a primeras horas de la mañana presentando varias puñaladas, algunas de ellas de suma gravedad.