Alzamiento del Coronel Juan Etanislao Castañeda

   

 

En defensa de la Gran Colombia (Primer movimiento Bolivariano) en el cantón de Siquisique. Carora, Baragüa, Moroturo, San Miguel, y otras poblaciones de la región Se alzaron el Coronel Etanislao Castañeda, el Capitán Lorenzo Álvarez y el Comandante Juan Agustín Espinoza, acompañados de otros oficiales, promovieron a mediados de octubre de 1.830, en Siquisique, una insurrección proclamando la restauración de la Gran Colombia que había sido disuelta por el Congreso de Cúcuta1. Contaban con 200 hombres reclutados en todas las poblaciones circunvecinas. Los vecinos aportaron setenta fusiles, Machetes y pólvora para formar el parque, además de recursos monetarios y ganado para la tropa.

La idea de estas acciones eran marchar sobre Coro y pregonar desde esta ciudad las ideas del Libertador, incluyendo la necesidad de mantener la Gran Colombia unida para contar con una potencia continental.

No obstante, el poco renombre de los oficiales que comandaban la asonada y lo apartado de las poblaciones escogidas para la insurgencia, además de las dificultades para ejecutar una campaña propagandística en toda la republica, condenaron esta acción al fracaso.

Nuevamente aparece la figura del Padre y para entonces Coronel Andrés Torrellas para decidir sucesos históricos acaecidos en el Municipio Urdaneta. Conocedor el gobierno de que este cura tiene aún mucha influencia y partidarios en la región lo convence para que actúe como su comisionado y se encargue de sofocar el movimiento en favor del libertador promovido desde Siquisique.

El sacerdote emprendio sus operaciones con la cooperacion de los vecinos de aquellas localidades y se movilizo con estas fuerzas regulares hasta Baragüa y utilizando emisarios convenció a gran número de residentes en la región para que respaldara una acción del gobierno en contra de los alzados.

Cuando Torrellas considero que existía ambiente para cumplir su objetivo, marcho sobre Siquisique con intención de dominar rápidamente a los antiseparatistas. Con una tropa ya desanimada2 , escaso parque y en marcada desventaja numérica, Castañeda dispuso el tres de noviembre de 1830 salirle al paso a las fuerzas del gobierno y el choque se realizo al atardecer en el sitio conocido como Abra de Cordero, distante tres leguas de Siquisique. En poco tiempo los revolucionarios fueron derrotados y la mayoría fueron hechos prisioneros, incluyendo al Capitán Álvarez y al Comandante Espinoza. Castañeda que dirigió la corta batalla desde un cerro cercano, logro huir rumbo a Coro.

Sobre esta asonada, el historiador Manuel Vicente Magallanes escribiría posteriormente:
“Esta insurrección tuvo prácticamente carácter local pero de todas maneras resulto una clarinada de alerta para el gobierno controlado por Páez que buscaba restar espacio político al Libertador ya enfermo de muerte en Santa Marta, Colombia”.

Con estos sucesos terminaron los trastornos publicos de 1830, pero el nuevo gobierno de Venezuela no podia tener plene confianza en la conservacion de la paz, sino el justo temor de que tratasen de alterarla aquellos ciudadanos y militares a quienes habian herido las suspicacias y reacciones del ejecutivo y del congreso. Debido a esto y al todavia fresco recuerdo del bravo guerrero" Indio Reyes Vargas" que hablaba del valor y denuedo de los habitantes de estos pueblos, al Municipio Urdaneta se le presto especial atencion de alli en adelante, ha tal punto que fue gobernada directamente desde Caracas o de Coro en varias oportunidades, ya que siempre demostraron sus habitantes una gran bravura en el combate, sobre todo en los acontecimientos futuros que vendrian despues de la guerra de Independencia.

Meses después todos los participantes en esta insurrección fueron perdonados por el gobierno y el Coronel Castañeda volvió a Siquisique pero al poco tiempo se marcho a Carora donde murió. En homenaje a su memoria la Parroquia Castañeda cuya capital es Atarigua lleva su nombre. Hay que destacar que el Coronel Castañeda fue el primer presidente de la Sociedad Bolivariana en Venezuela.

Atarigua, Parroquia Castañeda.

Origen del nombre de la parroquia: en homenaje al héroe patriota Coronel Etanislao Castañeda, nacido en Arenales en 1.793.
Atarigua.
Situación: se encuentra situado al este de Carora.
Temperatura: Media: 27°C
Latitud: 10° 05'
Longitud: 69° 50'
Nivel Pluviométrico: 549,4 mm3
Paisaje Predominante: está constituido por colinas y valles con una topografía de abundantes quebradas.
Clima: semi-árido y árido.
Bases Económicas: producción caprina y ovina. Actualmente se realizan actividades como la artesanía y labores pesqueras en la represa Cuatricentenaria.

Saliendo  de Carora, como a 40  Kms. en el (km. 429). Esta la entrada de Atarigua, que es la  capital  de   la Parroquia   Castañeda   y  en  ella  se  encuentra    la Represa Cuatricentenaria ,  la más grande de la región  centro-occidental del país.

La vieja y colonial Atarigua fue fundada hacia 1776, y esta sumergida en el sitio que hoy ocupa la Represa Cuatricentenaria. A raíz de la construcción de ésta represa fue trasladado el pueblo en 1970 para el sitio de El Culebrero, donde, actualmente, permanece.

De   la  vieja  Atarigua  solo  queda  el  recuerdo  y   las tradiciones del pueblo. Su  historia  está vivamente  recreada en la novela del escritor caroreño Juan  Páez Avila, "Atarigua 3".

En  este  pequeño pueblo, de marcada influencia caroreña, tocuyana  y barquisimetana,  usted puede conocer el  juego  de  la  pelota criolla; en vía de extinción. Muy acogedor es el Centro Deportivo "Castañeda". Durante el último fin de semana del mes de agosto la población  celebra sus fiestas patronales en honor a Santa  Rosa de  Lima,  ocasión en la cual se baila la danza  del  Tamunangue.

Este pueblo también celebra las festividades de la Santa Cruz  de Mayo con salves y velorios.

También  se  fabrican  cuatros,  maracas  y  unas  muy  coloridas hamacas.

*Olicores: Eran una especie de “joyas de orfebrería” que fueron fabricados por los aborígenes ayamánes, los cuales consistían en pequeñas figuras de diferentes tipos y colores fabricados con distintos materiales, generalmente en hueso, piedra, arcilla y azabache, etc. los cuales poseían la particularidad de tener un pequeño orificio, el cual servía para ensartarlos y hacer collares y pulseras, muy vistosos y bonitos. Estas pequeñas “obras de arte” –se notaba que habían sido hechos con mucha paciencia y laboriosidad– abundaban en un antiguo pueblo del municipio Torres del estado Lara, llamado `Atarigua´ y el nombre de olicores le era dado por la tradición oral de sus habitantes, los cuales decían que esa era la moneda que usaban los antiguos indígenas que habitaban esa zona(…) –deben haber sido muy ricos, porque durante años y años se consiguieron las bonitas artesanías, hasta que el pueblo fue sepultado por las aguas de la Represa de Atarigua , conocida también como la Cuatricentenaria y registrada oficialmente con el nombre de Ricardo Meléndez Silva.

En ese antiguo pueblo, se conseguía este tipo de artesanía construidas por los ayamánes, los cuales ocasionalmente eran encontrados en chirguas o tinajas pequeñas, que estaban enterrados entre los extensos tunales que bordeaban el pueblo en sus alrededores, los cuales por un lado estaban llenos de muchos y viejos alambiques* abandonados (*donde se producía cocuy de agave en el gobierno de Eleazar López Contreras).

Había un sitio donde abundaban los olicores –pero sueltos, sin tinajas–, era en el `beisbol´, un terreno despoblado donde se jugaba pelota. La gente acostumbraba buscarlos, sobre todo en tiempos de semana santa, ya que brotaban de la tierra como por arte de magia cada vez que llovía y los pobladores ya sabían, especialmente los muchachos,  para luego vendérselos a algunos viajeros que llegaban ocasionalmente en su busca, quienes pagaban a locha los más grandes y bonitos… En Atarigua –antes de mudarse– se conservaba la costumbre de tocar la guarura con las manos y existían abundancia de Olicores de todos tipos y tamaño.

Este antiguo pueblo, que existió en las riberas del Rio Tocuyo, había sido fundado en el año 1776, pero desgraciadamente, por la construcción de una represa construida en el sitio (Represa Cuatricentenaria de Atarigua) desapareció, quedando sepultado bajo las aguas del rio Tocuyo. El Atarigua nuevo fue construido en otro lugar a donde tuvieron que ser mudados sus habitantes a finales del año 1970.

“La mujer se adorna con uno o dos collares hechos de piedras rojas y blancas, //que entre ellos se aprecian mucho//, pero que para nosotros no tienen valor ninguno. Estos los ponen sobre el cuello. Algunos llevan alrededor del cuello unos collares pequeños, hechos de finas y menudas conchas de distintos colores, tan pequeñas como las cabezas de los alfileres. Los lían 40 ó 50 veces alrededor del cuello y los llevan para adorno. //Con los collares arriba dichos compran y venden y los miden por palmos. Ésta es su moneda después del oro.// “Los dichos collares llevan algunos también abajo, alrededor de las piernas, para el adorno. Y el que es de los más nobles, lleva un pedazo de oro en forma de un animal o de una persona, colgado de las orejas y alrededor del brazo; y también un collar de oro. El hombre lleva además para su adorno, alrededor del cuello, un collar hecho de dichas piedras. Entre ellos esto se aprecia lo mismo que entre nosotros las cadenas de oro. Los hombres llevan también un pedazo de oro hecho en forma rara, colgado de la nariz, y las mujeres un pedazo de oro en las orejas, en la forma arriba dicha” [Neukomm, 1964: 410].
(…) y hay un género de moneda entre ellos que llaman quiteroque, que son unas cuentas pequeñas de caracoles o piedrezuelas de poco valor, y huesos de animales, con que tratan entre ellos” [Ponce de León et al, 1964: 158].
Los Ayamanes enanos “se habían visto obligados a confederarse con algunos pueblos y con sus habitantes, sus enemigos los Xideharas, que habitaban más al norte, y casarse con ellos” [Federmann, 1964: 175]. Federmann no siempre logra ver ese valor de cambio, pero siempre apunta el valor de uso y las posibles modalidades de intercambio, que podrían incluir no sólo la negociación, sino también la guerra, como anota para los Ayamanes(…)
“Recibimos pocos //presentes// o regalos de esta nación, ya que no poseen riquezas o tienen muy pocas; usan como adorno unos granos negros y brillantes que ensartan a manera de cuentas de rosario. También usan algunos //mariscos// o conchas de mar, que compran de otras naciones, //pues por estar alejados de él les parecen muy raras//, ya que no conocen nada del mar ni van allá. Es un pueblo enemigo de los pueblos vecinos, no viajan lejos, y ninguna nación necesita los //términos// de otra ni el dominio sobre ella” [Federmann, 1964: 181].

 

General en jefe Juan Etanislao Castañeda. Historia y conmemoración de su aniversario Pubicado el miércoles 15 de julio de 2009 por Eumenes Fuguet Borregales.

La región larense ha sido pródiga en proporcionar dignos hijos servidores a la patria, en los variados campos de la educación, la religión, las ciencias, las artes, la música y de la emancipación; entre éstos últimos podemos resaltar a los siete hermanos Torres, a Jacinto Lara, epónimo del estado; José de la Trinidad Morán , Florencio Jiménez, Juan de los Reyes Vargas, Andrés Torrellas, Juan Bautista Rodríguez, Concepción Perera y Juan Etanislao Castañeda, olvidado paladín de la gesta redentora, de quien nos referiremos en esta ocasión de conmemorar un nuevo aniversario de su fecha natal, ocurrida los primeros días del mes de julio de 1793 en Nuestra señora de la Merced de Arenales, progresista población cercana a la prócera Carora, hijo de Don Vicente Castañeda y Doña María de los Ángeles Rodríguez, quienes le brindaron una educación elemental, cortada por los avatares de la lucha emancipadora desde 1810 al incorporarse con un grupo de coterráneos en apoyo del marqués del Toro durante el desarrollo de la Campaña sobre Coro, cuando esta provincia no se adhirió al grito que Caracas dio el memorable 19 de abril.

Juan Etanislao mostró entusiasmo y patriotismo en las primeras acciones libertadoras, logrando por méritos su ascenso a teniente y la confianza de sus superiores entre ellos el futuro Libertador que lo tuvo en sus filas en Trujillo durante el exitoso avance de la Campaña Admirable , destacándose este imberbe soldado en los combates de Los Horcones el 22 de julio de 1813 a las órdenes de José Félix Ribas y varios oficiales del terruño crepuscular; incansable Castañeda estará presente en Taguanes. Con Bolívar estará sitiando en agosto la fortaleza de Puerto Cabello; el 30 de septiembre en Bárbula bajo la jefatura del "Siempre leal" Urdaneta; Trincheras el 3 de octubre con Luciano D´lúyar vengando la muerte del comandante Atanasio Girardot. Con Bolívar luchará en Vigirima los días 23,24 y 25 de noviembre de 1813, el combate de mayor duración de la independencia, contra las fuerzas del coronel realista José Miguel Salomón. Seguirá con el máximo jefe hacia Barquisimeto sufriendo la derrota que se perfilaba como una victoria en Barquisimeto el 10 de noviembre contra las fuerzas de José Ceballos, desquite ejecutado en Araure donde derrotan a las fuerzas de Ceballos el 5 de diciembre, el batallón sin nombre así denominado por la derrota sufrida en Barquisimeto se nombrará desde ese momento batallón Vencedores de Araure. Durante las acciones militares realizadas el funesto 1814, Castañeda estará presente el 28 de mayo en el triunfo republicano de la primera batalla de Carabobo; la pérdida de la Segunda República , lo obliga desplazarse al oriente, donde participa en algunos combates, entre ellos el de Urica el 5 de diciembre, fatal para los republicanos comandados por Bermúdez y Ribas, pero con la suerte de la muerte del temible asturiano José Tomás Boves, líder de los llaneros que mas adelante seguirían al centauro Páez.

Castañeda estará hombro a hombro con el valeroso e impetuoso José francisco Bermúdez, mejor conocido como José Francisco "Pueblo", cumpliendo en mayo y junio de 1821, las ordenes del Libertador de ejecutar combates en Santa Lucía, el Guapo y Caracas, realizando la famosa "Diversión" sobre Caracas para restarle fuerzas a Morales, de manera que no fueron empeñarlas en la Batalla de Carabobo el 24 de junio de 1821; acciones que le permiten ascender a teniente coronel. Con Páez ejecutará la última acción militar emancipadora el 8 de noviembre de 1823 con la Toma de Puerto Cabello, cuando en horas de la noche las tropas desnudas ocuparon los trincherones y derrota al general Sebastián de la Calzada comandante del último bastión realista. En 1824 se encuentra en Panamá con una división preparada para dirigirse al sur del continente con la misión de reforzar al general Sucre; apoyo que no se materializó por el resonante triunfo del cumanés en Ayacucho el 9 de diciembre.

Castañeda recibe en 1827 el ascenso a coronel; en la población se Siquisique organiza un grupo de afectos al Libertador y se alza en armas con doscientos soldados contra el movimiento separatista originado con el movimiento de la Cosiata , siendo derrotado por los afectos al general Páez. Castañeda apoyará en 1835 a los simpatizantes de Mariño en la Revolución de las Reformas contra el gobierno civil del Dr. José María Vargas, que al ser derrotados por Páez pierden los derechos y demás beneficios que recupera con el gobierno de José Tadeo Monagas diez años después. A Castañeda le son reconocidos sus invalorables servicios por Monagas, con el ascenso a general de brigada en 1854, y por el general Juan Crisóstomo Falcón a general de división en 1864 y a general en jefe en 1865. En el epilogo de su agitada existencia, el viejo soldado se residencia en Montalbán donde casa en segundas nupcias con Doña Carmela Conde, dejando una digna descendencia, algunos de ellos residenciados en Valencia. Este distinguido luchador por la libertad fallece en Montalbán el 20 de septiembre 1876, contaba ochenta y tres años. La patria agradecida designó una parroquia capital Atarigua del municipio Torres con su preclaro nombre. En Valencia un distinguido grupo de larenses, se organizó para enaltecer la memoria del prócer, ubicando el sitio donde fue enterrado en Montalbán y realizar diversas actividades en Carabobo y Lara inicialmente para dar a conocer la vida, obra y ejemplo de este ilustre hijo de Arenales. Escrito tomado de http://venelib-antao.blogspot.com/search/label/Eumenes%20Fuguet%20Borregales

  1. En noviembre de 1829, Venezuela anuncia que se separa de Colombia, el sueño que había empezado en 1819 había terminado. " Han renacido y esta vez se han encauzado con mayor efectividad los propósitos de La Cosiata, que habia empezado en Caracas y Bogota en 1926. En enero de 1830 se reúne en Bogotá  el Congreso Constituyente convocado por Bolívar, quien renuncia ante él sus poderes. El 6 de mayo abre sus sesiones en Valencia el Congreso Constituyente de Venezuela. El 13, Quito se separa de Colombia. El 4 de junio es asesinado en Berruecos el gran mariscal de Ayacucho, Antonio José de Sucre. El 22 de septiembre el Congreso de Valencia aprueba la Constitución de la República soberana de Venezuela. Páez  es el primer presidente. El 23 de septiembre Quito promulga su primera Constitución. El general Juan José Flores ocupa la presidencia del nuevo Estado que se denomina Ecuador. Bolívar muere en San Pedro Alejandrino (Santa Marta), el 17 de diciembre de 1830. Para él, Colombia fue «…la palabra sagrada y la palabra mágica  de todos los ciudadanos virtuosos…» Por ello, hasta en los últimos instantes de su vida, los llamó desgarradamente a la unidad, a la concordia, al amor, a la paz. Aún después de muerto el Libertador, el general Rafael Urdaneta, a la cabeza del Gobierno en Bogotá,  trata de restablecer la unidad. No lo consigue, y ha de renunciar en abril de 1831. La Nueva Granada constituye también una república soberana, cuya presidencia asumirá  Santander en 1832. En 1863 se llamará  Estados Unidos de Colombia, y a partir de 1886, República de Colombia. La Gran Colombia queda como el más  ambicioso y noble de los sueños de Bolívar y el tributo perenne al Almirante del Mar Océano".
  2. Torrellas era especialista en guerra sicologica, por que lo mismo habia hecho cuando el terremoto de 1812, (el era uno de los cura que le decia a la gente que el terremoto era un castigo de dios por no apoyar a Fernando VII) lo que obligó al pronunciamiento de las famosas palabras que se le atribuyen al Libertador "Si la naturaleza se opone lucharemos contra ella y ..."

Bibliografía- Internet- Historia Personajes y Tradiciones del periodista Homero Boscán. Geografia e Historia del Distrito Urdaneta libro inedito del Sr. Miguel Pacheco, que llego a nuestras manos por cortesia del Ayaman mayor el poeta y cronista de Barquisimeto Ramon Querales. Gonzales Guinan. http://www.simon-bolivar.org/bolivar/gran_colombia.html. www.angelfire.com/la/carora/turismo.