» PARROQUIA SAN MIGUEL



Aguada Grande es la capital de la Parroquia San Miguel y está situada al norte del Estado Lara en el Municipio Urdaneta, a una altura de 466 metros sobre el nivel del mar (Iglesia); y sus coordenadas geográficas son latitud norte 10º35’35”, longitud Oeste 69º27’56”. Esta parroquia tiene una área de 475 km2 de extensión, siendo la mas pequeña del Municipio Urdaneta.

Esta acogedora población se distingue por el carácter afable de su gente y el sosiego de su paisaje bucólico. En ella destacan como algo tradicional, sus fiestas patronales en honor a la Virgen del Carmen, que se realizan el 16 de julio de cada año. Al igual que “el amanecer aguádense”, el cual se realiza en la octavita, con la participación de gente que llega de todas partes. También se destacan en Aguada Grande la fábrica de dulces de coquito y la del Pan de Aguada Grande, reconocidos productos en todo el país, poniendo muy en alto el Gentilicio aguádense.

En lo que respecta a la Historia y Conquista de esta Zona, nuestros aborígenes tuvieron la desgracia de que por aquí pasara el Alemán Nicolás de Federmann, perteneciente a la casa comercial de los welser, quien fue el primer europeo que exploró, en plan de conquista, el territorio del Estado Lara, y que en la primera semana de octubre, por allá en el año 1.530, proveniente desde Coro, se adentrara en territorio de los ayamánes en el municipio Urdaneta, en lo que siempre se ha conocido como sierra de Parupáno.

Los alemanes, comandados por Nicolás de Federmann, se adentraron desde Coro con la finalidad de explorar y conseguir las riquezas de un supuesto sitio, inmensamente colmado de oro, al cual bautizaron en su imaginación como el “Dorado”. Tuvieron los ayamánes la mala suerte de que a oídos de estos llegara la noticia de que cerca de la ruta hacia los mares del Sur existía una tribu de características especiales, que eran ponderados por su pequeña estatura y eran considerados muy temibles por sus adversarios, lo que hizo que Federmann mas por curiosidad que por otra cosa, desviara el rumbo y se dirigiera a explorar parte de este territorio.
Federmann, según anotaciones en su “Diario”, dice: “envié un capitán con cincuenta soldados de infantería y un intérprete hacia el lugar que se hallaban los indios, con la orden de traerme algunos de estos por las buenas o por la fuerza… Al día siguiente regreso dicha comisión trayéndome cerca de 140 Indios, entre hombres y mujeres”. No sin antes, haberse realizado el primer choque o pelea en nuestro territorio entre los europeos colonizadores y los intrépidos indígenas, quienes atacaron en inferioridad de condiciones, a un ejército a caballo y mejor armados para defender su integridad.

En sus escritos de “Historia Indiana”, afirma que los Ayamanes eran individuos pequeños, y que vio individuos con estatura no mayor a 1.15 (Cm.) como también vio gente de estatura mayor, y esto fue lo normal, inquirió sobre la razón de aquella diferencia a una peste que azoto, en tiempos remotos, al pueblo Ayamán, que los obligó a unirse en matrimonio con gente de los Jirajára, que habitaban la zona conocida hoy en día como Mapararí y Cambullón en el Estado Falcón. Ellos fueron quienes informaron a Federmann sobre la gente Ayamán de baja estatura.

El recorrido violento de Federmann prosiguió y a mediados del mes de Octubre entraron al territorio de Bobare. Allí nuevamente fueron enfrentados por los indígenas, que según algunos historiadores eran gayones. También pelearon en Río Tocuyo, con los Xaguas, –de acuerdo a las investigaciones del cronista de Barquisimeto, Sr. Ramón Querales, todos estos territorios eran ocupados por la misma etnia Ayamán–. Más adelante enfrentarían a los Cuybas. Cabe destacar que todos estos encuentros fueron muy sangrientos y ante la mayor potencia de las armas conquistadoras, los indígenas se vieron realmente diezmados.

Ayamanes Primeros habitantes.

La antigüedad del hombre en Venezuela está entre veinte y veinticinco mil años. Llego de otros lugares y evoluciono en nuestro suelo durante largo tiempo. El poblamiento primitivo lo realizo un grupo portador de un incipiente nivel cultural y tipológico, que casi no difiere del paleolítico del viejo mundo.

Pertenecieron a la familia Tupí emparentados con los indios Guarani de Paraguay y Brasil. Guerreros como los ayamánes y los Jiraharas o Jirajaras , fueron principalmente cazadores y agricultores.

El territorio de los Aborígenes Ayamán, se extendía a los actuales municipios del Estado Falcón, Democracia, Sucre, federación, Unión y Silva, y en lo que corresponde al Estado Lara estaban desde Río Tocuyo y Atarigua vieja (donde se conservo durante mucho tiempo la costumbre de tocar la guarura con las manos y la búsqueda de Olicores en tiempo de Semana Santa, herencia de los ayamanes) hasta la Sierra de Parupáno pasando por Duaca y Bobare en los municipios Iribarren, Torres, Crespo y Urdaneta.
Ayamán significa en esa lengua, hombre, marido o jefe de familia.

Hasta 1.950 más o menos, la generalidad de los habitantes del territorio Ayamán (el triangulo Matatere, Parupáno, Aguada Grande poco mas), eran individuos de piel blanca, o cuando mucho morena clara, de estatura entre 1.60 cm o mas; mientras la presencia de individuos más bajos, piel oscura y rasgos asiáticos era bastante escasa o nula, a no ser en la parte alta que comprende la Venta, Las Mercedes y zonas adyacentes, donde todavía se conserva el genotipo descrito por Federmann.

La movilidad en su territorio era una de las características principales de los ayamánes, lo cual le confirió una extraordinaria relación con su medio, con la naturaleza: flora, fauna, caminos, aguas, tierra y hombre conformaron una unidad vital, armoniosa y fecunda, entre el Ayamán y la naturaleza.

Entre los ayamánes la mujer tenía una presencia importante y su opinión se consultaba con igual valor que la del hombre. Su presencia entre la comitiva de los caciques ayamánes a la hora de entrevistarse con Federmann nos hacen ver que no eran personas secundarias en la-tribu”.

Cuenta el Padre Renzo Begni que en el año 1.776 se realizo la Visita Pastoral a la ciudad de Carora de el Obispo Monseñor Mariano Martí. Carora tenía gran importancia como capital del cantón o partido y tenía mucha influencia en su vasto territorio, que no solo abarcaba para entonces las actuales parroquias del Municipio Torres, sino también todo el territorio del actual Municipio Urdaneta, donde ya había dos pueblos importantes de indios y otras gentes; San José de Siquisique y San Miguel de los Ayamánes, que el Obispo Monseñor Mariano Martí visito personalmente. Fue suya también la determinación de crear una nueva Parroquia Eclesiástica en el Valle de Moroturo, la cual se llamo de Santa Rosalía de Palermo.

El Padre Renzo Begni después de sus investigaciones en los documentos de los archivos eclesiásticos concluyó que la fecha de la creación de la Parroquia Eclesiástica del Valle de Moroturo (Santa Rosalía) había sido en 1776, y que para la época el actual Municipio Urdaneta pertenecía al Cantón de Carora.

En el año 1940 se estaba construyendo (ampliando el camino) la carretera que comunicaba a Aguada Grande con Bobare bajo la dirección del para entonces presidente de la Junta de Fomento de dicha población, Don Aníbal Zavarce.
El presidente de la Junta Comunal de Bobare era Don Atahualpa Zavarce quien se encarga de la construcción del tramo de 12 kilómetros de carretera entre Bobare y Las Veras, hoy Pavía (populosa barriada cercana a Barquisimeto). Para esos momentos mandaba el País el General en Jefe Eleazar López Contreras.

En ese tiempo estaba en construcción el Puente de la Salida De Aguada Grande

Don Daniel Sánchez prospero comerciante y ganadero en esa época.

En estas época las autoridades de Aguada Grande eran: El Jefe Civil; Don Abelardo Gutiérrez, Secretario de la jefatura; Don Juan Bautista Pacheco, Presidente de la Junta Comunal; Don Gregorio Gómez, Presidente de la Junta de Fomento; Don R. Aníbal Zavarce.

La Parroquia San Miguel cuenta según la Oficina de Ingeniería y catastro del Municipio Urdaneta con setenta (70) caseríos, los que a continuación se detallan.

DOS CAMINOS LA FLORIDA EL TURAGUAL TAPIALITO LAS ADJUNTAS
LA RINCONADA BETANIA CAMIMUYE AGUA VIVA EL CAMBUR
SAN MIGUEL LAS DELICIAS EL JOBO LA CEIBITA TUNERE
LA LOMA CAMAYATA EL PARAMO SANTA MARIA LOS PLANES
OROGUELLE LOS POZONES EL MACHO EL ROMERO LA PARADA
LOS PICACHOS PALO COPOSO LA REFORMA LA MONTAÑITA EL PORVENIR
PARAMORICO CUMAREBO EL GUAY LOS AYAMANES LA TURIQUIA
SAN FELIPE TAMARINDO LAS CAMELIAS EL TAQUE LA ZAZARIDA
PALMARITO LA PASTORA LA UNIONCITA ONOTO LA GARZA
LA QUINTA EL DESECHO PATIO BLANCO CURAIRIMA SANTA LUCIA
LAS PLAYITAS OROCALLE EL VENAITO CERRO PARUPANO EL PAUJI
SAN PEDRO DE MONTSERRAT SANTA ROSA DEL GUAY SAN PEDRO DE LA LAGUNA LAS GUARABITAS SAN PEDRO DE CUERILLE
LA UNION LA VICTORIA EL ZANCUDO SANTO DOMINGO SAN RAFAEL
AGUADA GRANDE QUEBRADA ARRIBA QUEBRADA AMARILLA
LAS PALOMAS DELTURAGUAL
LAS TRES CRUCEZ

Barrios de Aguada Grande: El Tururucú, El Pirital, 5 de Oro y Cementerio, La Victoria, Irille, Punta Brava, El Silencio, La Perrera, La Plaza, El Vesubio, Suiza, La Manga, El Mirador, Satiare, Brisas de Satiare, Las Palomas, El Degredo, El Samán, Bocono.

En Aguada Grande todos los años después que terminan las fiestas patronales se realiza lo que se denomina “el Amanecer Aguádense”. Es una tradición que lleva varios años y su idea se debe al polifacético y popularmente conocido “Chiche” Cordero.