EL VALIENTE JOSÉ MARÍA CAMACARO, EN LA EPOPEYA LIBERTADORA DE NUESTRA TIERRA.

enero 27, 2009 por · 17 Comentarios
Categoria: Historia 

José María Camacaro nació en Rio Tocuyo en 1792 o 1793, en 1810 a los 17 o 18 años junto a otros muchos jóvenes, se le unió al Marqués del Toro a su paso por Siquisique, en la primera expedición patriota contra los españoles en la 1era República.

Siendo Capitán de “Los Lanceros de Venezuela” Camacaro se enfrentó al Zambo Atanasio, (a) “el Brujo”. Sobre quien circulaba una leyenda de que no le entraba plomo, porque se le atribuían fuerzas sobrenaturales que provenían de unas “contras” (gargantilla de dientes, colmillos y hierbas mágicas) que usaba por que “según” y que tenia pacto con el “Diablo”. Esta era una época en que todo el mundo creía en supercherías y hechos sobrenaturales.

Este episodio ocurrió en el “Sitio” de las fortalezas del Callao a poca distancia de Lima (Peru):

Llega corriendo el Coronel José Bolívar edecán del libertador, llevando esta noticia: !!!Los Lanceros han Huido¡¡¡ Sale el Libertador apresuradamente y se encuentra a Bartolomé Salón quien le dice “excelentísimo Sr. Un piquete de los Lanceros de Venezuela acaba de cubrir de vergüenza al ejercito. Esperamos vuestras ordenes “¿De quién han huido esos miserables?” de un escuadrón enemigo, con  el “brujo” Atanasio al frente. Mira bolívar a los lanceros y parte a galope hacia ellos y a corta distancia ya les grita “!Cobardes¡ acabáis de humillar el noble orgullo del ejercito, sois indignos de llevar ese estandarte que viene desde el Orinoco cubierto de gloria” y manda a quitárselos; De pronto un oficial, el Capitán de la primera compañía del escuadrón “Lanceros de Venezuela” acaba de abandonar violentamente su puesto, en dirección precipitada hacia el Libertador, y a corta distancia, ya, desciñe el sable, lo arroja lejos de si, y apresurando el paso, y rompiendo con ambas manos la botonadura de sus solapas para descubrir el pecho, llega, y con voz estentórea exclama: “¡La muerte Señor¡ mándeme V. E a fusilar, para salvarme de la vergüenza de matarme” y así de pie fijos en Bolívar los ojos, que despidiendo fuego espera. Era el valiente Camacaro, de poderosa pujanza, de destreza sin igual y de radiante fama, el que así pedía la muerte, antes que ver despojado a su escuadrón del estandarte con que triunfo en Carabobo. Y desde allí hasta Ayacucho con heroísmo sin rival.

“Capitán Camacaro contestó Bolívar, ese valor a debido probarse arroyando y lanceando ese puñado de derrotados comandados por el brujo”. Señor deme veinte de mis lanceros, y V.E los verá arrollados y lanceados. “Marche Ud. Con solo 20 lanceros y tráigame Ud. aquí la cabeza del brujo Atanasio, si tiene la vergüenza de salir”. Camacaro corre a recoger su sable, abrochándose sus solapas, y volando sobre su caballo, grita a la cabeza de su compañía, “de uno a 20,  vamos a vencer o morir” El escuadrón todo, pide por gracia la de marchar a borrar la vergüenza, pero Bolívar resiste y Camacaro, levantando en alto su sombrero en el cual ondea un gran plumero tricolor con el cual saluda despidiéndose del Libertador y de su ejército, y parte al galope de su impetuoso corcel seguido de sus 20 camaradas. Salen a pecho descubierto y van cayendo uno a uno sus compañeros. Se forma en línea de batalla, mientras Bolívar observa con su secretario y su Estado Mayor; aunque ensordece el tronar de los cañones de uno y otro lado y el silbido perenne de las balas, y caen valientes en honor de nuestras banderas, el silencio y la inmovilidad ocultan la excitación general. Camacaro ha permanecido de pie, diez minutos, al frente de todas las fuerzas enemigas, cuando de repente e improviso baja el puente, crujen con estrepito las formidables puertas del Castillo y reaparece Atanasio seguido de 20 compañeros, sin dudas pensando repetir su triunfo de poco tiempo antes. En presencia de los dos ejércitos y de las dos banderas, a paso lento marcha sobre su adversario, se crea un gran silencio; todos los fuegos se han suspendido y las músicas han callado y hasta el aire parece espesarse y permanecer inmóvil. Vemos a Camacaro que se lanza sobre su enemigo, y vemos que casi en el acto Atanasio manda hacer alto a los suyos, y se desprende  como arremetiendo a su rival, que se precipita a encontrarle, empieza el polvo que levantan las dos carreras a oscurecer el estrecho recinto en que aquellos dos leones quieren desgarrarse las entrañas; y la vista como se aguza en el ansia de percibir los más leves incidentes de aquel combate singular. ¡Ho mengua! Atanasio ha disparado su trabuco, el arma favorita en la que ha descansado por muchos años su reputación y sin duda fue el verdadero misterio de sus mentidos hechizos, como arma de privilegio desde que así lo establecieron los conquistadores.

Pero Camacaro no ha perdido su silla, ni ha bamboleado, y enristra su terrible lanza y es imitado por Atanasio, y chocanse con ímpetu desesperado, eludiendo el uno y el otro la lanza del enemigo, como debía suceder entre el Gaucho de Buenos Aires y el nativo de Rio Tocuyo, que sobre sus impetuosos corceles se convierten en verdaderos cuchillo-de-zapadorcentauros. Estamos en el momento crítico: todavía se los distingue, arrojadas las lanzas, abrazados cuerpo a cuerpo, y luchando cada uno por desenvainar su cuchillo zapador y por arrancar el del contrario. Los caballos han quedado trémulos y van lentos al choque impetuoso y a los esfuerzos de los colosos. Estos mismos balancean, por esfuerzos hercúleos y opuestos, hasta parecer que pierden la silla; y aquel continúo y violento movimiento de caballería convierte en densa nube el polvo que están levantando. Apenas penetra la vista lo bastante para percibir como en un solo cuerpo los dos combatientes en un bulto oscuro,  cuando se nota con mescla indefinible de terror y de esperanza, que caen en tierra, y los caballos espantados recobran su libertad y corren hacia el mar. El grupo de los dos valientes se revela por la espesura impenetrable de la nube en que furiosamente bregan por arrancarse la vida. Ni aun aquella respiración con que el corazón se descarga de un gran peso que le oprime, se deja oír dentro de las murallas ni en la dilatada línea sitiadora, y Lima la tristísima Lima, como espirante de angustia, no recibe de tres en tres minutos sino la desesperante relación de todos estos pormenores. Pero sonó el instante. Dejase oír como un eco lejano una voz, que se desprende del seno mismo de la espesa nube que ya empieza a disiparse. Esa voz es el resultado, imaginamos todos; y palpitan todos los corazones de manera ya irresistible; y distinguiese, todavía sin contornos un solo hombre  de pie, y se oye con más fuerza, pero todavía ininteligible, el grito estentóreo del vencedor ¿Es Camacaro? … ¿Es Atanasio?… levanta la diestra que sin dudas empuña un puñal, lo revela en su tercera exclamación “Viva Colombia” oímos todos, viva Colombia, repite sin descanso la extensión de la línea, y va repitiéndose de punto en punto y penetra en Lima, y cien mil voces repiten “Viva Colombia” ¿Quién pudiera describir el tropel de sensaciones producido por aquella victoria, ni la expansión tan súbita como celestial, de tantos millones de corazones, herido el justo orgullo de los arrogantes defensores del Callao, levase el puente tras de los gauchos encerrados, rompen los fuegos con pasmoso estruendo, y verdadero furor de uno y otro bando. Nuestras dianas hacen redobles esos fuegos. Camacaro vuelve sin sombrero, desgarrado el vestido, cubierto de tierra, sin más armas que el puñal, y agarrada por los cabellos la cabeza del hechicero, y a la presencia del Libertador exclama “Excelentísimo Sr: ¡La cabeza de Atanasio!” Bolívar le manda a arrojar en la fosa aquel sangriento despojo, y con sus propias manos coloca las charreteras de Coronel en los hombros del valiente Camacaro y en su diestra el glorioso estandarte de los “Lanceros de Venezuela”.

Tiempo después el Coronel Camacaro murió en la acción del Portete de Tarqui, (Cuenca, Ecuador) el 27 de febrero de 1.829, peleando a las órdenes del Gran Mariscal de Ayacucho, que mandaba el Ejército Colombiano, contra las tropas Peruanas comandadas por el General José de Lamar. Con lo cual pago el Perú a los héroes de Ayacucho, que habían sido sus libertadores.

En esta batalla fratricida murieron muchísimos héroes de la independencia latinoamericana.

Siendo comandante del Escuadrón Cedeño, el valiente Camacaro se enfrentó en un célebre duelo a lanza con el  coronel peruano Domingo Nieto, jefe del primer escuadrón de los Húsares de Junín.

Así lo cuenta la historia:

(…) Camacaro sabiendo que estaba a punto de conseguir la victoria envía un oficial de caballería con bandera de parlamento al campo peruano; He aquí el reto a duelo que hace mi comandante Camacaro, la primera lanza de camacaroColombia, de batirse a caballo y lanza con cualquier jefe peruano que se atreva a aceptar (…) reto singular de José María Camacaro que era un hombre alto y robusto con fama de valiente, no obstante el teniente coronel Peruano Domingo Nieto acepto el reto y salió a su encuentro.

Se hizo la liza en el propio campo; los lanceros del “Cedeño” dan vivas anticipando el triunfo de la primera lanza de Colombia, pues bastante muestra de ello había ofrecido Camacaro con los numerosos españoles que había dejado muertos en todas las batallas, asunto que lo hizo famoso y temido por lo certero de su lanza:

Las tropas contendientes aguzaron la vista con avido interés siguiendo las evoluciones de aquellos centauros que afianzando sus cabalgaduras y con sus lanzas en ristre se acometieron al  galope.

El choque fue contundente, para sorpresa de los colombianos que hicieron sepulcral silencio, Camacaro fue atravesado y levantado en vilo de su silla por la diestra lanza de Domingo Nieto quien de esta forma puso fin a los días del invicto venezolano.

Así rindió honor a la tierra el héroe de Rio Tocuyo, José María Camacaro, mejor conocido como el más valiente de los centauros y como la primera lanza del ejército Neogranadino de este tiempo.

En esta batalla se la jugaron dos ejércitos hermanos de la lucha independentista, y se perdieron las vidas de muchos héroes valiosos, en un enfrentamiento por demás fratricida.

BIBLIOGRAFÍA: DICCIONARIO HISTÓRICO, GEOGRÁFICO, ESTADÍSTICO Y BIOGRÁFICO DEL ESTADO LARA DE TELASCO A. MAC-PHERSON. WWW.LSIABALA-ALMANZUR.BLOGSPOT.COM

Be Sociable, Share!

Comentarios

17 Respuestas de “EL VALIENTE JOSÉ MARÍA CAMACARO, EN LA EPOPEYA LIBERTADORA DE NUESTRA TIERRA.”
  1. Oswaldo Camacaro dice:

    A todos mis amigos, les hago un llamado de caracter urgente, se necesita el medicamento llamado HIDROCORTIZONA 20 MGR, para ayudar el hijo de un amigo de la universidad, el cual esta recluido en un hospital de Acarigua, Estado Portuguesa, cualquier informacion al respecto, favor comunicarse a mi numero 0424: 521.78.14, el camarada de todos estara esperando esa llamada. Oswaldo Camacaro.

  2. Milcíades Nieto Pérez dice:

    Soy descendiente de Bartolomé Nieto Márques, hermano mayor de Domingo Nieto M.
    Recopilo información sobre las diferentes versiones del lance habido en Tarqui entre éste y José María Camacaro. Si tuviera conocimiento de versiones de otros autores, me permito solicitarle su envío. Agradezco su atención.

  3. Hola: Soy periodista. He escrito un libro y hablo sobre la Batalla del Portete. Nací a poca distancia del lugar de los hechos. Conozco el lugar donde presuntamente mataron a Camacaro. Hay un puente cercano con ese nombre. No sabía del autor de la muerte del héroe venezolano cuyo cuerpo, dicen en mi tierra, pasó enterrado en un viejo cementerio durante muchos años. En todo caso el tema es interesante y si el señor Milcíades Nieto, descendiente del coronel peruano Domingo Nieto posee más información al respecto, le agradecré mucho. escribo en un periódico de Cuenca-Ecuador y le remitiré cuando sea necesario. Mucho gusto de saber de Ud.
    César Pinos Espinoza

  4. Dilcia Gil dice:

    Hola!!! … José María Camacaro nació en Río Tocuyo, Venezuela… Yo soy venezolana mi familia materna supone es decendiente de él. Son nacidos en la población Algarí (Estado Lara) muy cercana a Río Tocuyo. A pesar de todo es escasa la información que hemos encontrado de este personaje histórico. Mucho sabré agradecer si por esta misma vía alguno puede ampliar la información sobre José María Camacaro.- Existe la duda si el apellido viene de Europa o es autóctono de esta región…por lo que genera la historia se desprende que venía de Europa posiblemente España…Por Favor…gracias

  5. hola Dilcia:

    En Girón, mi pueblo de nacimiento, a 12 km del Portete, existen nombres de clubes, oleo en un museo y gratos recuerdos del Héroe Camacaro. Cuando se animen alguna vez, emprendan el viaje a Ecuador, yo seré su guía. Soy periodista.

  6. Dilcia Gil dice:

    Hola César!!!

    Gracias…Le contaré a mis hermanas a ver si se animan a hacer ese viaje a Ecuador. Somos Camacaro por parte de mi madre y de mi abuela materna…mi familia es bien grande pero en el pasado no se hacia seguimiento a nuestros antepasados ni a nuestros apellidos…ultimamente he estado investigando sobre el apellido y ha sido muy interesante todo lo que he vivido.
    Chao…

  7. Dilcia Gil dice:

    Algari. Pueblo de Algari estado de Lara. Pueblos de Venezuela y … 11 Ago 2009 … Pueblo de Algari estado de Lara. Informacion de como llegar a Algari con su mapa, conoce todas las fiestas.

    Coloca Algari y por mapa virtual conoceras la ubicación geográfica de Alga5rí y Río Tocuyo en el Edo. Lara….

  8. Josè Alberti Ferreyros dice:

    Josè Marìa Camacaro, lucha el 06 de Agosto de 1824 en las Pampas de Junìn en la cèlabre Batalla de Junìn en la que es vencida por primera vez la caballerìa española, batalla que se realiza cerca de las 5 pm y dura cerca de 45 minutos sin que se dispare un solo tiro, es una batalla que solo se baten con lanza y espadas y fallecen cerca de 1,000 soldados de uno y otro ejèrcito, el General Argentino Mariano Necochea quien estaba al mando es herido entre 7 y 14 veces dependiendo las versiones de diferentes historiadores sin embargo salva de morir rematado por la valiente intervenciòn del Capitàn Josè Marìa Camacaro quien tambien lucha unos meses despues el 9 de Diciembre de 1824 en Ayacucho, Batalla donde se consolida la independencia de America, en ambas batallas tambien pelea el Capitàn Domingo Nieto quien es màs tarde quien enfrenta a Camacaro en Tarqui.
    Eran hombres de su època, de honor.
    El Mariscal Domingo Nieto muere en el Cuzco de una disenterìa años despues, creo que de haber vivido unos años màs, habrìa sido Presidente del Perù como lo fuè su gran amigo el Mariscal Ramòn Castilla a quien le dejò en testamento antes de morir sus dos caballos y un pedido para que le paguen a su esposa los meses de atrazo de su sueldo y una pensiòn.
    Gracias

  9. De mi reportaje último en diario El Mercurio, de Cuenca, Ecuador: “La tradición de las cruces desde entonces prosigue hasta hoy. El viajero puede fijarse en este detalle desde unos metros antes del Km 24 hacia el sur hasta el km 26. Los campesinos no lo hicieron, no lo hacen sin motivo. Por allí nomás, al descender por la boca del Portete hace años encontraron varias pailas de bronce, de las que no sabemos su fin, igual que de pedazos de fusiles, bayonetas, espuelas, balas de cañón y de fusil, espadas, estandartes placas y banderas cerca de la Escuela “Mariscal Sucre” de El Verde, de la loma Pan de Azúcar, de Churuhuaico, Patahuasi. Pallcaurco y Portete Chico. ¿Entonces, por qué en esos lugares los restos de la derrota peruana? Porque en el Nudo a partir del Km 24 de la carretera señalada actualmente, fue el combate y desde el km 25 el griterío del choque a bayoneta calada, “cuando las razones de las armas de fuego” dejaron de funcionar y se produjo la loca y desordenada fuga sureña hacia Girón. Baste decir que el valiente Comandante José María Camacaro, lanza No. 1 del Cedeño cayó un poco más abajo de Cuchipirca, atravesado por la mejor lanza del peruano Coronel Domingo Nieto, talvez cuando los invasores ya habían quemado sus últimos cartuchos. Como recuerdo del mulato venezolano Camacaro, héroe de Junín y salvador de Necochea en esa batalla de 1824, queda el nombre de un puente insignificante por el sitio y la tradición de que sus restos descansaron en el viejo cementerio de Girón algunos años hasta que los llevaron a su patria.

  10. Adrián Camacaro dice:

    Hola Dilcia G. que interesante me resulta tu comentario, mi abuela paterna, casada con Claudio Camacaro, hablaba mucho de un Chemaria, lo llamaban el cacique, y se decía que había heredado la sangre de su abuelo, aguerrido guerrero. Cada vez que hacía referencia del carácter del abuelo, o cuando simplemente le preguntábamos sobre la familia del abuelo, a ver que mas podíamos saber de él, sabemos que estuvo radicado en San Felipe, pero que su familia tenia tierras en las afueras del pueblo, que se extendía hacia las tierras de Lara la distribución de la familia.
    Si estás de acuerdo, pues hagamos contacto, la abuela decía que Chemaria era uno de esos hombres que iba sembrando “camacaros” por donde pasaba, haciendo alarde curiosamente, de un carácter parecido al del relato, que de paso te comento, es la primera vez que lo leo. Quien quita y somos de la misma cepa.
    Saludos
    Adrián Camacaro

  11. Andy Mauricio dice:

    Hola a todos he leído el artículo completo y los comentarios, la verdad, es sumamente interesante, me apasiona la historia. Conocía respecto de la contienda en Portete de Tarqui, mas no sobre la lucha que se dio en el Callao entre el gran Camacaro y Atanasio, me ha dejado muy impresionado lo relatado, sobre todo porque no la conocía, yo soy del Perú y vivo en el Puerto del Callao, lugar que fue testigo de una de las más grandes gestas del gran Camacaro.
    Como bien lo dice el artículo, en la batalla de Portete de Tarqui murieron héroes que lucharon por la independencia sudamericana uno de ellos el Gran Camacaro a manos del gran Coronel Domingo Nieto, como producto de una contienda bélica.
    Aprovecho este espacio para saludar a los descendientes del gran Domingo Nieto y el gran Camacaro y de paso agradecer a la descendencia de estos grandes hombres que lucharon por la independencia sudamericana y en especial la de mi país Perú.
    Saludos.

  12. Fred Chu dice:

    Historia apasionante la que acabo de leer. Soy peruano y descubrí el site por casualidad. Hombres bravos como Camacaro y Nieto sellaron orgullosamente la independencia de América y de seguro que así como ellos hubieron decenas de los cuales la historia habla poco o nada.

    Desafortunadamente los patriotas rioplatenses, chilenos, altoperuanos, grancolombianos y peruanos no fueron capaces de mantenerse unidos o forjar naciones solidarias y eso conllevó a varios conflictos entre pueblos hermanos algunos de los cuales culminaron hasta hace muy poco.

    Que la gesta independista y la estirpe heroica y valiente de hombres como Camacaro, Nieto, Necochea, Miller, La Mar, Córdova, Rázuri, Suárez, Sucre y tantos más, nos ayuden a entender que somos hermanos. Aceptémonos tal como somos, siempre estaremos cerca. Basta de guerras que solo dificultan el acercamiento de los pueblos.

    Tengo muchos amigos colombianos y ecuatorianos que comparten este mismo sentimiento americanista y de paz. Estoy seguro de que la mayoría de chilenos tampoco quieren más conflictos con nadie. Que la historia de guerras y conflictos sea solo eso, historia. Trabajemos y esforcémonos por ser mejores. Que nuestras clases políticas entiendan que los pueblos desean paz y desarrollo. Empleo digno y vida digna para los pueblos.

  13. Eduardo Espinosa dice:

    Camacaro se adelanta y es emboscado. Esa es toda la historía. El Perú necesitaba levantar la moral de sus hombres (Soldados colombianos peleaban por Perú y peruanos por Colombia en una verdadera guerra civil).

  14. Pancho Miranda dice:

    Mi bisabuela vivió al pie donde se dio la batalla de Tarqui y mis abuelas vivieron donde probablemente murió José María, estudie en la Escuela 27 de febrero, que por falta de aulas nos mandaron a un “grado” a estudiar en una aula de la “Casa de los Tratados”, en las gradas de la Casa existían cuadros pintados en la pared que mostraban que José María murió decapitado, mis abuelas confirmaron el hecho, mi abuelo comentaba que José María bajo montado en el caballo decapitado desde Porte por el Barrio ahora conocido como San Vicente pero que cayó en el puente hoy conocido como Camaro debido a que el caballo se asustó cuando iba a pasar el puente, debajo del puente existe una placa en honor a Camacaro; cuando niño participe en muchas representaciones de la Batalla, José María siempre moría decapitado, luego fui parte del Club Camacaro y ahora trato de obtener una foto para ver la posibilidad de construir algo así como un monumento que evidencie la historia para el efecto poseo un par de metros de terreno a la entra donde se dice que murió. Si existen familiares de José María, podemos comunicarnos para avanzar en la idea.

  15. roberto rodriguez suarez dice:

    saludos a todos los hermanos americanos soy de carora y heredero de la sangre camacaro mi abuela fallecio recientemente y tenia 87 años se llamaba erpidia ramona camacaro chavez no conocio a su padre hombre moreno alto de tes indiada llamado jose maria camacaro lo apodaban el indio o el casique como a su tio tercero heroe de la indepemdencia gran colombiana .mi abuela nacio en 1925 y su padre al rededor 1885 pelio al lado de gomez y castro en la revolucion restauradora en la cual se decia que tenia 15 años. El y maisanta pedro peres delgado se conocieron en carora y mi abuelo llego a ser uno de sus soldados murio joven no se se sabe si en unos de los tantos alsamientos contra gomez o en una de esas carceles de la epoca al igual que maisanta ya que ellos nunca desconocieron la autoridad del general cipriano castro mi abuela perdio a su madre a los 5 años pero su abuela nunca le oculto su bravia herencia .conocio su unico hermano a la edad de 57 años y lo pudo disfrutar poco porque un infarto se lo llevo en el 1982 el se llamaba jesus palma. de la herencia de el coronel camacaro rojas no queda decediente porque el no tuvo hijos en venezuela que se sepa mi familia deciende de un hermano menor de el .y si el apellido es español traido por los monjes pero a raiz de ser traido por un clerigo el apellido solo quedo en la rejion larence y fue dado a una ednia gallon mi madre todavia tiene ese apellido pero de segundo orden y se llama carmen elena suarez camacaro este es mi correo para las personas que me quieran contactar romano.rodriguez@hotmail.com si tienen alguna otra informcion se los agradecere toda la vida y bueno el apellido esta casi extinto en españa

  16. Dilcia Gil dice:

    Hola!!! Que bueno que se están reportando los Camacaro… Me suena el nombre Erpidia voy a consultar con mi mamá que hoy en día tiene 86 años de edad y nació en Algarí.
    Mi abuela se llamaba Eloisa Camacaro y era conocida como Luisa.
    Saludos para todos.

  17. Dilcia Gil dice:

    Ok. Petrona era mamá de Leocadia ésta era la mamá de Eloisa Camacaro que era mamá de Federica y de José Avelino Camacaro. Bueno si encuentran alguna conexión escriban por acá.
    Chau.

Esta es la opinión de los internautas, no la de Blogueando con Castañeda Los mensajes con insultos y/o groserías no serán publicados. No está permitido hacer comentarios racistas, violentos, injuriantes o contrarios a las leyes. Usted será responsable de los mismos si lo hace. Por favor, céntrese en el tema: nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema. No repita su mensaje más de una vez ni coloque artículos o textos largos (con un enlace basta). Si desea reportar algún comentario que incumpla las normas puede hacerlo al correo nardy@municipiourdaneta.com

Escribe lo que Piensas

Conectados 15